Mejores radiadores de aceite de 800, 1500 y 2500 W

Ya sea que necesites agregar calefacción adicional en una habitación, implementar un sistema de calefacción por zonas para ahorrar dinero, o simplemente reemplazar calefactores obsoletos, el radiador de aceite es un equipo calefactor que, por su costo y sencillez, debe estar resaltado en tu lista de opciones.

Existen muchos modelos, diseños y capacidades de donde elegir, y en esta revisión, te mostraremos los calefactores de aceite mejor calificados por los usuarios, y con la mejor relación costo beneficio.

Sin embargo, antes de comprar un radiador de aceite, es conveniente informarse para saber cuál es la potencia y el diseño que mejor cubre tu necesidad de calor.

Para ayudarte con ello, también hemos diseñado una guía de compra en la que conocerás el funcionamiento de estos equipos, y algunos detalles importantes que debes considerar.

Calefactor de radiador con aceite De longhi TRNS 0808M más pequeño

De'longhi TRNS 0808M - Radiador 800 w, ajustes termostato, asas, protección anti heladas, blanco

  • Potencia: 800 W / 5 aletas
  • Uso recomendado: Habitaciones y oficinas pequeñas
  • Programación: Básica
  • Seguridad y protecciones: Sobrecalentamiento y función anticongelante.

Opiniones frecuentes

Entre otras características, la rapidez con que calienta el ambiente y su alta capacidad calorífica, son las cualidades más frecuentemente reportadas por los usuarios, en su experiencia con este radiador de aceite.

Observaciones

Este pequeño radiador de aceite ocupa el primer lugar en nuestra lista, por su portabilidad y excelente relación costo beneficio.

También consideramos que debería ser tu primera opción, ya que, en términos de funcionalidad, las críticas positivas superan a otros equipos en la gama de 800 W a 100 W.

Ver oferta Amazon.Es

Radiador de aceite De longhi Dragon TRD40 0615 súper automático

De'longhi RADIA S Radiador con Comfort-Temp, 7 Elementos, Blanco y Negro

  • Potencia: 1500 W / 7 aletas
  • Uso recomendado: Habitaciones y oficinas pequeñas
  • Programación: Función ComforTemp con 96 configuraciones programables
  • Seguridad y protecciones: Sobrecalentamiento, función anticongelante termostato de seguridad.

Opiniones frecuentes

Al parecer, la rapidez y el alto poder calorífico son las características que definen a la marca De’longhi. Como en el caso del TRNS 0808M, los compradores, manifiestan un alto grado de conformidad con el rendimiento de este calefactor.

Observaciones

Si eres de las personas que decide la compra de cualquier electrodoméstico, en función de su facilidad de uso, este calefactor de 1500 W, te encantará.

Con solo presionar un botón, el calefactor desencadenará una serie de funciones automáticas, para crear una temperatura ambiente de según tu necesidad.

Ver oferta Amazon.Es

Radiador de aceite AEG RA 5520 alternativa de 1500 W potente y barato

AEG RA 5520 - Radiador de aceite, 1500 W, 7 elementos, termostato, 3 niveles de potencia

  • Potencia: 1500 W / 7 aletas
  • Uso recomendado: Habitaciones y oficinas pequeñas
  • Programación: 3 configuraciones 600, 900 y 1500 W
  • Seguridad y protecciones: Sobrecalentamiento, función anticongelante termostato de seguridad.

Opiniones frecuentes

Usuarios bastante conformes con el poder calorífico de este radiador. Se reporta buen desempeño en un área de 25 m2, un parámetro útil para tu decision de compra. En general, se percibe gran satisfacción con la relación costo beneficio que ofrece el equipo.

Observaciones

Los radiadores de aceite más solicitados se encuentran en el rango de los 1500 W, pero desafortunadamente, también suelen ser algo costosos.

Afortunadamente contamos con una excelente alternativa de bajo costo. El AEG 5520, es uno de los radiadores de aceite más baratos en la gama de 1500 W, y lo mejor, es que podrás obtener los mismos beneficios en términos de potencia.

Ver oferta Amazon.Es

Radiador de aceite Orbegozo de la serie RF para habitaciones grandes

Orbegozo RF 2500, Radiador de Aceite, Construcción Modular de 11 Elementos, 2500 W, Blanco

  • Potencia: 2500 W / 7 aletas
  • Uso recomendado: Habitaciones grandes y estancias
  • Programación: 3 configuraciones 1000, 1500 y 2500 W
  • Seguridad y protecciones: Sobrecalentamiento, termofusible, piloto indicador.

Opiniones frecuentes

Usuarios resaltan la forma y robustez de su diseño. En general, se evidencia una precepción predominantemente positiva sobre su rendimiento y relación costo beneficio.

Observaciones

Si tu necesidad de calefacción requiere una potencia superior a los 1500 W, el calefactor de la serie RF de Orbegozo es un equipo robusto, que ofrece resultados rápidos gracias a sus 3 configuraciones preestablecidas, además de un excelente respaldo de marca. Totalmente recomendado.

Ver oferta Amazon.Es

Guía de compra

¿Dudas sobre que calefactor de aceite debes elegir?

No te preocupes, en la siguiente guía tenemos todo cubierto.

Sigue leyendo para tomar una decisión informada y adquirir un calefactor de aceite que solucione de manera óptima tu necesidad de calefacción.

5 cosas a considerar antes de comprar un radiador de aceite

Operatividad y sitio donde lo piensas usar

En ocasiones, los calefactores de aceite puede que no sean los más adecuados para cumplir ciertas necesidades, y en estos casos, es posible que debas considerar un tipo diferente de calefactor.

Por ejemplo, si tu habitación es pequeña y no tiene corrientes de aire, un radiador de aceite es la solución ideal.

Por el contrario, si piensas calentar un espacio muy grande, algo así como el garaje de tu casa, es posible que debas considerar otra alternativa de calefacción que resulte más eficiente para este tipo de espacio.

¿Porque?

Porque lo calefactores de aceite son calefactores de convección natural.

Y, ¿qué es conveccion?

La convección es un fenómeno termodinámico en el que una fuente de calor (radiador de aceite), calienta el aire que se encuentra a su alrededor, sin ningún tipo de ventilador u otro elemento que fuerce dicho proceso.

Entonces, como el aire caliente es menos denso, este tiende a elevarse mientras que el aire frío tiende a bajar para llenar el espacio que ha dejado el aire caliente.

De esta manera, y gracias a la recirculación de aire que se crea naturalmente debido a la diferencia de densidades; el calefactor atrae naturalmente el aire frío para calentarlo y repetir el ciclo nuevamente.

Dicho ciclo se llama convección natural y para que suceda, tienen que cumplirse 2 condiciones:

La primera, que haya una fuente da calor, que en este caso es el calefactor de aceite, y la segunda, que dicha fuente de calor se encuentre ubicada en un espacio cerrado.

Por lo tanto, si existen demasiadas corrientes de aire frío para calentar, será muy poco probable que consigas los beneficios de un espacio tibio y confortable, con este tipo de calefactor.

Además, y siguiendo con el ejemplo del garaje, este tipo de espacios generalmente no se encuentran bien aislados, y esto afecta considerablemente la efectividad de un sistema de calefacción por convección natural.

Por otro lado, si te preocupan los calefactores que se calientan al tacto, debido a la presencia de niños o mascotas, debes tener especial cuidado de elegir un radiador de aceite, ya que, en este caso, la superficie del equipo se calienta considerablemente.

Tamaño correcto de un calefactor lleno de aceite

Para saber cuál es el tamaño ideal de tu radiador de aceite, debes tener especial cuidado en medir correctamente el área de tu habitación.

Esto te permitirá calcular la cantidad de calor necesaria que necesitará producir el equipo, para lograr una temperatura confortable.

Afortunadamente, determinar el área de tu habitación es bastante sencillo. Sólo tienes que medir el ancho (A), y la profundidad (B) en metros. Posteriormente, multiplica A x B y de esta manera obtienes el área de tu habitación en metros cuadrados.

Con este resultado, sólo tienes que verificar en nuestra tabla de calefacción por metro cuadrado, y encontrar la capacidad más adecuada para ti.

Nuestra recomendación es que para calefactores por convección natural como es el caso de los radiadores de aceite, es conveniente incrementar el vatiaje en un 15% adicional al resultado de la tabla.

También es importante saber que los valores de dicha tabla están calculados en las mejores condiciones posibles, en términos de ausencia de corrientes de aire y un aislamiento térmico óptimo.

Tabla para determinar la potencia de tu radiador de aceite

Area en m2Vatios necesarios
5500
10750
121000
141250
161500
181600
232000
282500
323000
373000
424000
474000

Por otro lado, ten en cuenta que entre más pequeño es un radiador de aceite, el calor se disipa más lentamente y por consiguiente, mayor es la temperatura sobre la superficie del equipo.

Diseño y seguridad

Cuando decides comprar un radiador de aceite, el diseño es un factor importante a considerar.

Sin embargo dichas características de diseño debe encaminarse principalmente a la seguridad, para que su operación sea lo más segura posible.

Por ejemplo, aunque el calentamiento superficial en este tipo de equipos es algo que no se puede evitar, los diseños que vienen con tubos de calefacción más largos y aletas más anchas, disipan mejor el calor y, por lo tanto, la temperatura en su superficie será ligeramente menor.

Trata entonces de elegir radiadores de aceite con aletas altas, ya que, al tener mayor superficie de disipación, serán menos calientes al tacto que su contraparte con aletas cortas.

Algunos radiadores de aceite vienen con ruedas que facilitan su traslado, y otros modelos traen manijas aisladas en sus extremos que incrementan la seguridad. Aunque son buenas características, lo recomendable es evitar mover un radiador de aceite cuando todavía se encuentra caliente al tacto.

En resumen, ten en cuenta que, aunque quieras comprarte un radiador de aceite bastante elegante, lo recomendable es que evites enfocarte demasiado en el diseño como factor de apariencia, y prestes mayor atención a otros factores de seguridad que son más importantes.

Materiales de fabricación

Cuando compres un radiador de aceite asegúrate de que sea lo más duradero posible.

Aunque puedes encontrar calefactores fabricados con diferentes tipos de materiales, la elección de una marca que te asegure buena calidad de fabricación, es algo que incrementa la posibilidad de adquirir la mejor opción.

Recomendamos buscar un calefactor de aceite en acero. El acero es un material fuerte y duradero y muy fácil de mantener. También ofrece mayor protección contra el óxido.

Los recubrimientos de esmalte también aseguran una fuerte protección contra el óxido, e igualmente facilitan el mantenimiento y la limpieza de la superficie del calefactor, algo importante para mantener la eficiencia del equipo.

Términos de garantía

Aunque la garantía puede que no sea un factor decisivo, es algo importante que debes considerar.

Unos buenos términos de garantía aseguran la protección de tu inversión por lo menos durante cierto periodo de tiempo.

Si bien, los radiadores de aceite suelen ser equipos de calefacción relativamente económicos, si fallan durante el primer año y carecen de garantía, entonces podría ser una inversión innecesariamente costosa, al tener que reemplazar el calefactor por uno nuevo.

En su mayoría, las compañías ofrecen una garantía estándar de 1 año. Esto significa que el fabricante repara o reemplaza el calefactor si se presenta algún problema relacionado con su fabricación durante el primer año.

Recomendamos que después de la compra, uses tu radiador de aceite frecuentemente, ya que las fallas de fabricación, generalmente ocurren durante el primer año después de la compra.

Por esta razón, en casi todos los casos, una garantía de un año es más que suficiente.

Obviamente, cuanto más larga sea la garantía, mejor. Ahora, es importante saber que la estructura de la garantía difiere de un fabricante a otro.

Una garantía limitada generalmente solo cubre ciertos aspectos del calefactor relacionados con su fabricación. Así que, presta atención a la letra pequeña que viene con el producto, para saber cuál es el nivel real de garantía que ofrece el fabricante.

5 razones para comprar un calefactor de aceite

Ahorro de energía

Una de las razones más importantes es que puedes ahorrarte un poco de dinero por consumo de energía.

En lugar de tener un sistema completo de calefacción central, un radiador de aceite te permite sectorizar la calefacción donde más la necesitas.

Los calefactores de aceite tardan un tiempo en calentarse, pero también usan la electricidad de manera efectiva, lo que finalmente garantiza un mayor ahorro de energía.

Seguridad

Tener una fuente de calor que no es incandescente, es una característica excepcionalmente segura en los calefactores de aceite.

Y esto, en combinación con otros elementos como la protección contra sobrecalentamiento y controles de temperatura precisos, hace que este tipo de calefacción, en promedio sea más segura que otros sistemas.

Portabilidad

Casi todos los modelos de radiadores de aceite pueden moverse de una habitación a otra, lo que es algo muy conveniente para ahorrar dinero, ya que usas la calefacción donde realmente es necesaria, y dependiendo de tu necesidad, es posible que sólo requieras comprar un solo equipo.

Programación

Los temporizadores programables incorporados en estos equipos, permiten configurar el calefactor para que se encienda a ciertas horas del día.

Esto también es otro factor que te ahorrará dinero y te garantiza además que el calefactor tenga el tiempo suficiente para calentarse, antes de comenzar a usarlo.

Por ejemplo, el temporizador es muy útil para que el calefactor se encienda antes de llegar a casa, y encontrar un ambiente confortable en tu habitación.

Comodidad

El calentamiento por convección natural de un calefactor de aceite es mucho más cómodo que el de un calefactor por convección forzada a través de un ventilador.

Esto se debe a que el calor se distribuye lenta pero uniformemente alrededor del equipo.

Sólo debes asegurarte de que haya suficiente espacio alrededor del calefactor, para que el calor se distribuya de manera uniforme.

Radiadores de aceite vs. calefactores Cerámicos

Al comprar un calefactor de aceite podrás disfrutar de una calefacción duradera, confortable y uniforme.

Pero ¿cómo se comparan con los calefactores cerámicos?

Dado que los calefactores cerámicos no tienen en su interior ningún tipo de líquido o aceite, son más livianos que los radiadores de aceite, que vienen construidos casi totalmente en metal y están llenos de aceite.

Con un calefactor cerámico puedes obtener calor inmediatamente. Por lo tanto, si deseas calor instantáneo en tu habitación, el calefactor cerámico es la solución ideal.

Por otro lado, una vez apagado, el calefactor cerámico se enfría casi instantáneamente, una característica que no representa el mejor uso de energía.

En comparación, un radiador de aceite necesita un “precalentamiento” antes de beneficiarte de su calor, pero una vez que alcance la temperatura de trabajo, podrás disfrutar de un ambiente cálido durante más tiempo.

Esto se debe a que el aceite retiene el calor más eficientemente que los calefactores cerámicos.

Consejos para uso seguro

Al igual que con cualquier aparato de calefacción eléctrica, es importante tener en cuenta algunos factores que incrementan la seguridad y duración del equipo.

Sigue los siguientes consejos para disfrutar tu calefactor de aceite de manea segura y por mucho tiempo:

Conexión

Es muy peligroso usar cualquier tipo de calefactor con un cable de extensión. Un radiador de aceite debe estar enchufado siempre a un toma corriente. Si esto no es una opción, asegúrate de usar un cable de extensión de buena calidad, y sobrado para manejar la carga eléctrica del equipo.

Si un radiador de aceite no está cableado correctamente, el calentamiento del cable, hace que el equipo sea potencialmente peligroso.

Equipos nuevos siempre

Recomendamos insistentemente, comprar solo equipos nuevos.

Y en el caso de los calefactores de aceite, esto es algo especialmente importante, ya que, si compras un equipo usado, no tienes forma de saber si ha sido reprocesado, reparado, o tiene micro fugas que más adelante pueden volverse importantes y peligrosas.

Mejor desechar que reparar

Nunca debes intentar reparar o abrir un calefactor de aceite. En su mayoría, los radiadores de aceite son equipos de calefacción muy económicos, y resulta más seguro reemplazarlos que tratar de repararlos.

Sin embargo, en el caso de que tengas un equipo costoso, lo mejor es acudir a un profesional capacitado que ofrezca este tipo de servicio.

Evita usos inadecuados

Ten en cuenta que un calefactor de aceite se calienta considerablemente en su superficie. Mantén el equipo despejado, y evita que niños y mascotas se acerquen al calefactor para evitar accidentes.

Dado que la superficie de calefactor permanece caliente cuando lo usas, es posible que sientas la tentación de secar ropa sobre su superficie.

Esto es una mala práctica ya que el equipo no está diseñado para ese fin, y puedes alterar de manera importante su funcionamiento, lo que deriva en daños y posibles accidentes.

No alteres sus controles

Asegúrate de no alterar el termostato con ninguna herramienta, ya que esto cambia los setpoint de temperatura, y puede provocar sobrecalentamiento de la unidad con resultados impredecibles.

Consejos para uso eficiente

Aunque los calefactores llenos de aceite son excelentes para usarlos como calefacción suplementaria, algunos entornos son más apropiados que otros para su uso.

Si necesitas calentar una pequeña habitación, entonces este tipo de calefactor es ideal. Con este calefactor podrás disfrutar de un suave y uniforme calor que se distribuye por toda la habitación, para brindarte un nivel bastante aceptable de confort.

Sin embargo, evita el uso de calefactores de aceite en espacios grandes y poco aislados, como garajes, o habitaciones grandes con ventanas amplias, ya que simplemente estarás desperdiciando energía.

Por otro lado, los radiadores de aceite son más adecuados para hogares sin niños ni mascotas.

La razón de esta recomendación es que este tipo de calefactor se pone muy caliente al tacto. Incluso, cuando trabaja a su mínima temperatura, tiene el potencial de causar quemaduras.

Por lo tanto, si tienes niños pequeños o mascotas en casa, deberías considerar elegir un calefactor diferente.

Preguntas frecuentes

¿Cómo funciona un radiador de aceite?

Este tipo de calefactor se compone de aletas unidas entre sí, con espacios abiertos entre cada una, para permitir la recirculación de aire de manera natural, y lograr de esta manera un intercambio de temperatura.

Interiormente, traen una resistencia que convierte la energía eléctrica en calor que se irradia al aceite del calefactor. A medida que el aceite se calienta, comienza a circular en el interior del equipo debido a las diferencias de temperatura.

Este calor en movimiento se transfiere hacia las aletas exteriores del equipo, que irradian el calor hacia al exterior a través de su superficie.

Este proceso se denomina convección natural, y como no tiene ventiladores de ningún tipo, es un sistema particularmente silencioso que requiere poco mantenimiento.

¿Los calefactores de aceite consumen mucha energía?

Realmente no consumen tanta energía, al menos en comparación con otros tipos de calefactores.

Usan lo mismo que un calefactor de espacio convencional. Lo bueno es que estos calefactores vienen con algunas configuraciones especiales, que te permiten determinar cuánta energía va a usar el calefactor.

En pocas palabras, puedes configurar el dispositivo para bajo consumo de energía.

¿Cuánto tiempo tarda un radiador de aceite en calentar una habitación?

La respuesta depende del tamaño general del espacio y la configuración de energía que uses para calentar la habitación.

Por lo general, cuanto más grande sea la habitación, más tiempo tardará en calentarse, pero este período de tiempo puede reducirse si usas el dispositivo en su configuración más alta.

Si tienes una habitación de aproximadamente 15 metros cuadrados, 15 minutos pueden ser suficientes para calentar la habitación.

Por supuesto, si la habitación es más grande que eso, el tiempo se incrementa. Asegúrate de verificar el tamaño de tu habitación, porque es la única manera en que la que podrás hacer una estimación bastante aproximada, del poder calorífico que realmente necesitas.

¿Es necesario rellenar los radiadores de aceite?

Si bien es cierto que este tipo de calefactor está lleno de aceite, el mantenimiento de los niveles de dicho componente es algo que no debe preocuparte.

En este tipo de calefactor, una resistencia eléctrica calienta el aceite que, por diferencias de temperatura, recircula naturalmente en los tubos y aletas del calefactor.

Así que, como se trata simplemente de una transferencia de calor sin ningún tipo de combustión, los niveles de aceite no tendrán ningún cambio, a no ser que se presente una fuga en la estructura del calefactor.

Por lo tanto, mientras el calefactor de aceite no tenga fuga, nunca tendrás que reemplazar o rellenar el aceite de su interior.

¿Los radiadores de aceite se revientan?

Los calefactores de aceite tienen una estructura resistente y duradera, y las propiedades termodinámicas del aceite contenido en su interior, garantizan que las temperaturas internas no revienten el equipo, ni alteren de ninguna manera su estructura.

Por lo tanto, un radiador de aceite nunca tendrá fugas como resultado de las temperaturas alcanzadas durante su uso.

Sin embargo, si notas cualquier tipo de fuga o ruidos extraños, debes apagarlo inmediatamente.

En este caso, lo mejor es desechar el equipo o llamar a un técnico profesional, que te dirá si es posible repararlo.

¿Qué tipo de mantenimiento necesita un radiador de aceite?

Para que el equipo funcione de manera óptima, todo lo que necesitas hacer es limpiar regularmente el polvo de su superficie.

¿Por qué algunos calefactores de aceite (calefactores de ambiente) tienen ventiladores?

Si calentar una habitación pequeña con un radiador de aceite no es el proceso más rápido, cuando se trata de calentar un ambiente, el uso de un calefactor de aceite puede resultar en un proceso poco eficiente.

Así que, para asegurar los beneficios de este dispositivo en un tiempo más corto, se usan ventiladores para difundir el aire caliente por todo el ambiente. En este caso, el proceso de calefacción cambia de convección natural, a convección forzada.

Conclusión

Hemos llegado al final de esta revisión y esperamos que con este conocimiento y el listado de los mejores radiadores de aceite, logres encontrar el calefactor que mejor cumpla tu necesidad de calefacción.

Todos lo aspectos revisados son importantes, pero ten en cuenta que como en cualquier equipo de calefacción, conocer el área que piensas calentar es crucial para la realización de una compra que cumpla adecuadamente con tus expectativas.

Después de comprar, te recomendamos seguir nuestras indicaciones de seguridad y de uso eficiente, para que tu radiador de aceite te brinde sus beneficios durante mucho tiempo.